El éxito

Reír mucho y a menudo;
Ganarse el respeto de las personas inteligentes y el aprecio de los niños;
Merecer el elogio de los críticos sinceros y mostrarse tolerante con las traiciones de los falsos amigos;
Saber apreciar la belleza y hallar lo mejor en el prójimo;
Dejar un mundo mejor, bien sea por medio de un hijo buena persona, de un rincón de jardín o de una condición social redimida;
Saber que al menos una vida ha vivido mejor gracias a la nuestra.
Eso es haber triunfado.

RALPH WALDO EMERSON