2007: Perspectivas de un año impar.

Las últimas horas de cada año, entre SMS bufando en el móvil, no puedo evitar hacer balance del año vivido.

2006 fue un año bueno para mí. Las cosas fueron bien. Superó mis expectativas.

Enero comenzó con el nacimiento de mi sobrina. Elsa ha dado a mi familia una alegría nueva. He visto a mis padres rejuvenecer.
Supongo que crecer es descubrir de repente que no habías entendido lo que te querían decir cuando te decían ciertas cosas, como por ejemplo que la entrada de un niño en tu vida lo cambia todo.
Mis amigos me regalaron en mi cumpleaños “Que la vida iba en serio” (sí, sí. Qué mala leche). Y durante todo el año le he ido dando vueltas a la idea del poema de Gil de Biedma:

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
como todos los jóvenes yo vine
a llevarme la vida por delante.
Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos,
envejecer, morir, eran tan solo
las dimensiones del teatro.
Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir
es el único argumento de la obra.
El poema es francamente pesimista. Sin embargo, sí es cierto que descubro cada vez más frecuentemente como mi mirada se transforma acerca de algunos asuntos.
Descubrir una tarde, de repente, que tus padres se están haciendo mayores. Tener en tus brazos a la hija de tu hermana pequeña. Ver como fallece gente que te ha visto crecer y que siempre consideraste consustancial a tu vida… Todavía recuerdo cómo entrenábamos con Pepo en las pistas descubiertas de debajo de las piscinas…
Es un escalofrío breve. Un instante de vértigo. Un pensamiento fugaz que por un lado te roba la sonrisa de la cara y por otro te arranca un “Carpe Diem” que es una llamada a la acción…
Hay tanto por hacer…
Comienza 2007 y los planes están hechos. Los objetivos de este año, marcados y ahora toca, como decía San Ignacio de Loyola (un tío listo) “Trabajar como si todo dependiera de nosotros y luego confiar en Dios como si todo dependiera de él”.
Este, además, va a ser un año electoral. Lo malo de los años electorales es que todo se contamina y lo peor del mundo político sale de paseo. Las relaciones corren el riesgo de envenenarse.
Hago balance de mi trabajo y me parece bastante positivo. Se podría hacer más. Siempre, pero veo algunos resultados y me parecen positivos:
  • 2º Rockmeló
  • Puesta en marcha de la OAC
  • Renovación de la Pàgina web del Ayuntamiento
  • Puesta en marcha del centro UNED
  • Remodelación de G2M
  • Pla Director de la Societat de la Informació i el Coneixement
  • Puesta en marcha de la Wi-Fi Municipal

Y algunas cosas más que estarán en marcha antes de acabar la legislatura.

La cuestión ahora es qué hacer los próximos 4 años. Por un lado tengo ganas de continuar. Tengo muchas ideas y me apasiona trabajar por mi pueblo. Pero por otro lado pienso que hace ya demasiado tiempo que pospongo algunas cosas que quiero hacer…. van pasando los años y si no las hago pronto, tal vez no las haré nunca.

Si el partido me pide que continue tendré que hacer reflexión seria de lo que quiero hacer…

En fin. El post de hoy no es que sea la alegría de la huerta, pero es lo que pienso y siento hoy.

A más leer.

Blog de Pere Rodriguez

Una respuesta a “2007: Perspectivas de un año impar.”

  1. Seria una pèrdua per Montmeó que no continuéssis a l’Ajuntament.

    Tot i que haguem de confrontar sovint, et considero un paio molt vàlid per al Govern Local.

    salut! 😉

Comentarios cerrados.