Agradecimiento y responsabilidad

Agradecimiento y responsabilidad

Esta noche hemos comenzado la campaña para las elecciones municipales del próximo 26 de Mayo.

A pesar de que he hecho varias campañas, esta es mi primera campaña como candidato. Como cabeza de lista. Como cara visible en el cartel.

Es una sensación difícil de describir ver tu rostro colgado en centenares de farolas del pueblo. Saber que todos te verán. Algunos tendrán una opinión favorable. Otros desfavorable.

Algunos de los que mañana mirarán el cartel te conocen personalmente. Han hablado contigo. Te han tratado y saben quien eres.

Otros no, pero tendrán una imagen formada de ti. De cómo eres, de lo que piensas, de si eres buena o mala persona, de tus intenciones y motivaciones… Habrá personas, incluso que me sean directamente contrarias. Por la opinión que otro tiene. Por lo que les han dicho… por mil razones que es imposible siquiera imaginar.

Mirado fríamente, para los que somos de naturaleza pudorosa, es una sensación extraña, contradictoria, pero que al mismo tiempo te hace sentir claramente la inmensa responsabilidad que asumes.

Si cabe, es aún más difícil describir los sentimientos y sensaciones que causa ver a una infinidad de gente, muchos más de los que llegaste a pensar que nunca lo harían, movilizarse por tu candidatura. Ver a compañeros y amigos salir a hacer campaña por tí. Subir a escaleras, colgar carteles… dedicar tiempo y esfuerzo (de su tiempo y de su esfuerzo) a defender un proyecto en el que creen y que tú lideras… causa escalofríos y te hace decir «debo estar a la altura».

Siento un profundo agradecimiento y una gran responsabilidad por todas aquellas personas que durante estos días se movilizarán por nuestro proyecto. Enviando un mensaje, compartiendo una publicación, acercándose a hablar con nosotros cuando estemos en la calle, asistiendo a un acto… cualquier pequeño gesto.

Estaremos a la altura. Estaré a la altura. Haré todo lo que esté en mi mano por hacerme digno de su confianza. Me dejaré la piel y el alma en ser digno de sus esperanzas por un Montmeló mejor. No por mi. Quienes me conocen saben que no soy ambicioso en ese sentido. Lo seré por ellos y ellas. Por todos ellos y ellas.

Y si una mayoría de personas de Montmeló lo quiere, desde el ayuntamiento. con las mismas ganas, dedicación, fuerza y responsabilidad de no fallarles. De estar para todo y para todos. De hacerme merecedor de esa confianza. De hacer que sepan que tienen un alcalde que atiende a todos. Siempre. Para lo que sea necesario.

Esta noche solo puedo decir, a todos y todas los que han estado ahí… GRACIAS!!