Del ABC de hoy:

Aunque la ciudadanía no se agolpara a las puertas, los colegios abrieron con puntualidad y los políticos madrugaron como panaderos para coger los mejores sitios y a los fotógrafos con el ojo aún fresco. O sea, lo habitual, lo previsto, lo de siempre, con una abstención más pronunciada, pero lo de siempre: todo en su sitio, incluidos los percances, los accidentes, los incidentes y las anécdotas… En vez de la papeleta del voto, a dos personas se les fue por la ranura de la urna el carnet de identidad…, una anciana rodó por las escaleras de su colegio cuando iba a votar…, algún que otro altercado con representantes de algún partido al no encontrar sus papeletas a disposición del votante… Tres vocales no regresaron a sus mesas tras la pausa para comer, y otro más sufrió un cólico nefrítico y tuvo que ser trasladado de urgencia a un hospital… En fin, cosas de las jornadas electorales y de la tónica.”

Por qué en mi colegio electoral no pasan nunca esas cosas?

Blog de Pere Rodriguez