Discurs de comiat de Manel Ramal com Alcalde de Montmeló

Discurs llegit al Ple extraordinari del 17 d’Abril del 2010 a la Sala de la Concòrdia de l’Ajuntament de Montmeló.
Gràcies per estar avui aquí, en aquest Ple especialment significatiu i emotiu no només per a Manel Ramal sinó per a tot Montmeló.
Els socialistes hem liderat el procés de transformació i millora de Montmeló des de l’any 1983, identificant en cada moment els reptes, definint els objectius i donant les respostes més adequades a cada moment, buscant sempre el màxim de consens i complicitat dels ciutadans, i treballant a partir del nostre programa d’esquerres i catalanista en favor de generar el màxim de benestar, igualtat, cohesió i convivència.
Hi ha un fil conductor del socialisme democràtic que ha travessat la seva història i ha sobreviscut les vicisituds històriques del segle XX: és un combat generós per la dignitat humana i per l’emancipació personal i social, fonamentat en una radical motivació ética i en un sentiment de responsabilitat vers la col·lectivitat, i convençut, a més, que tan sols es pot avançar en aquest combat amb les armes de la cultura i de l’educació.
El socialisme, entre altres coses, és també un sentiment. Sense el sentiment que impulsa les persones, el socialisme no acaba de ser del tot. La seva transcendència descansa en el sentiment que desvetlla.
Manel Ramal ha estat el nostre alcalde, l’alcalde del Partit dels Socialistes de Catalunya a Montmeló durant 18 anys. La persona que ha encarnat aquest gran projecte de tranformació social. Ell ha estat la persona que ha rebut el recolçament de tots els seus companys, sent escollit pels seus companys com a candidat per unanimitat el 1995, el 1999, el 2003 i el 2007.
Exactament, des del dia del seu nomentament com a alcalde han passat 6.646 dies. Casi 160.000 hores, la major part de les quals, incloses des de son, dedicades a treballar pel benestar dels seus conciutadans al capdavant d’un projecte de transformació social de progrés.
Des que amb 25 anys començava a militar al PSC o amb 28 accedia al càrrec de Regidor i just amb 33 accedies a la responsabilitat de ser l’alcalde del teu poble; fins avui, amb els teus actuals 51 anys, han transcorregut anys molt importants de la teva vida. Probablement els anys més importants de la teva vida.
Els anys que altres dediquen a millorar les seves carreres professionals, tú, Manel, els has dedicat integrament al servei del teu poble i dels teus ciutadans. I avui és el dia en què presentes la teva renúncia com a alcalde i com a regidor.
Al llarg de tots aquests anys un gran equip de gent, molts homes i dones, des del govern i des del partit, amb tu al capdavant, hem governat Montmeló, fent d’aquest poble la millor imatge de la pàtria dels humans que hem pogut i sabut fer, fins a convertir-lo en el Montmeló que avui coneixem i que ha estat envejat i copiat per molts altres municipis, com a model de desenvolupament i com a exemple de com un projecte progressista pot transformar la societat per fer-la més justa i més igualitària.
En 1995, cuando apenas llevabas 3 años como alcalde, escribías:
“El meu compromís personal és que estic disposat a posar-me al capdavant per solucionar qualsevol problema. El meu repte i el de les persones que estan disposades a treballar pel bé de la nostra societat, és aprofundir en el camp dels serveis personals perquè la riquesa aconseguida fins ara, es converteixi en un gran increment de la cultura i el benestar dels ciutadans de Montmeló.”
Hoy, Manel, 15 años después de aquel escrito, no habrá nadie que no reconozca que has cumplido tu compromiso día tras día, hasta llegar a la fecha y hora de hoy mismo.
Ha habido momentos malos, sinsabores, desilusiones… Pero han sido infinitamente más los momentos buenos. Juntos hemos compartido grandes alegrías y momentos que no olvidaremos jamás, mientras vivamos.
Nada es comparable a la satisfacción de ver cómo aquello que se planificó con la intención de hacer una sociedad más justa, más igualitaria, con más oportunidades para todos, se acaba convirtiendo en una realidad palpable. Nada puede llenar más a quienes nos dedicamos a la cosa pública que ver cómo la vida de nuestros ciudadanos mejora grácias a las políticas y servicios puestos en marcha.
El soterramiento de la línia de Alta Velocidad y de Cercanías, por ejemplo, significará la mayor transformación de la historia de Montmeló. Muchas personas, e instituciones y todos los partidos políticos y la sociedad civil de Montmeló, han estado al lado de tu esfuerzo incansable en esta consecución, pero por siempre, la consecución del soterramiento lleva el nombre de Manel Ramal.
Tenemos la obligación colectiva de trabajar y luchar por un futuro mejor para todos, especialmente para los menos favorecidos. Tenemos la responsabilidad de dar lo mejor de nosotros mismos para soñar el mejor Montmeló posible para los que están y para los que vendrán. Y hacerlo realidad.
Y ese es un ejercicio que no cesa. Que no puede ni debe cesar. Cuando hace apenas unas semanas aprobamos el proyecto del ámbito de soterramiento o la inicial del POUM. Cuando comenzamos a construir el Teatro Auditorio, cuando iniciamos la transformación de Can Tacó, cuando diseñamos y planificamos la nueva Biblioteca o un nuevo equipamiento deportivo….
El proyecto de construir un Montmeló mejor ni cesa ni puede cesar, y el proyecto progresista de transformación social del PSC continua con toda su fuerza y se proyecta hacia el futuro, apoyado por su historia, la historia de hombres y mujeres como tu, y por la mayoría social que juntos hemos conseguido construir.
Ese es compromiso del Partit dels Socialistes de Catalunya. Esa es la fuerza que nos ha movido, nos mueve y nos moverá.
Las personas pasan. Inevitable y necesariamente las personas pasan. Como gran aficionado a la historia, Manel, sé que lo sabes. Pero los hechos quedan. El legado de las personas permanece.
Manel, no me alargo más. Acabo con una metáfora
Hace algunos años había un anuncio de un coche en el que la voz de un capitan de barco decía
He atravesado este océano docenas de veces.
Muchas calmas y muchas tempestades.
No he dejado nunca de equivocarme ni de aprender.
Y cuando crees que el viaje ha terminado, en realidad el viaje no ha hecho más que empezar.
Estos días, Manel, hemos tenido oportunidad de hablar y me has comunicado que estás esperando que pasen estos momentos para poder dedicar más tiempo a tu familia.
La gente no se imagina lo que es ser la esposa o los hijos de un alcalde. La familia de un cargo público es quien más sufre la dedicación pública.
Pero no te olvides de tu otra familia. De la gran familia del PSC que hoy te arropa llenando esta sala de plenos.
Bromeabas hace unos días diciendo que tú no serías exalcalde, sino alcalde emérito.
Buscando en el diccionario, la segunda acepción de emérito dice, curiosamente: “Se dice especialmente del soldado cumplido de la Roma antigua que disfrutaba la recompensa debida a sus méritos”.
Pues bien, disfruta de la recompensa a tus méritos, Manel. Disfruta del muchísimo tiempo que de tus días liberas al dejar el cargo de alcalde, pero no olvides que tu gran familia política necesita de tu experiencia y de tu contribución al proyecto común de transformación de Montmeló.
Cruzaremos el océano docenas de veces, y en el barco llevamos el inmenso legado que dejan los años de gobierno de sus alcaldes y concejales eméritos. Porque una vez más y como siempre, este apasionante viaje no ha hecho más que empezar.
Blog de Pere Rodriguez