Fin de una etapa. Inicio de otra

Ayer viernes fue mi último día en HP.

Han sido 8 años apasionantes en la que seguramente es la mejor compañía de IT del mundo.

Lo mejor, como casi en todos sitios, la gente. Dejo atrás un grupo humano de una calidad extraordinaria. Aunque haré lo posible por seguir en contacto con el máximo número posible de ellos… sé que con algunos será difícil mantener el contacto. Y los voy a echar de menos.

Me voy de HP con un muy buen sabor de boca. Sólo puedo tener palabras de agradecimiento para todos mis compañeros y jefes en estos días en los que, poco a poco, con dolor, me he ido despidiendo de un mundo al que quiero y he querido mucho.

HP ha significado mucho para mí y puedo ahora decir que en esa casa he crecido como profesional y como persona. HP ha sido mi casa durante los últimos 8 años y como mi casa la consideraré mientras se me permita. Y como casa mía que la siento, no me importará volver a ella algún día si la vida y las circunstancias me llevan.

Y no obstante me siento extraño. Hoy es mi primer día fuera de HP. Ayer devolví el portátil, el coche, el teléfono… y con ellos toda una rutina de trabajo, de forma de hacer las cosas, casi casi de forma de vida… Y ya sé que suena raro, pero, en cierto modo, me he sentido huérfano.

Me ha venido de perlas recordar uno de mis leit motiv de hace años. Aquel anuncio de BMW que alguna vez he referido en este blog. ” Y cuando crees has llegado a puerto…. en realidad el viaje no ha hecho más que empezar“.

Mi nueva casa me espera.

Afronto este reto con pasión y ganas. Estoy ansioso por empezar.

Blog de Pere Rodriguez